martes, 2 de abril de 2013


¿Qué es el Fondo Monetario Internacional (FMI)?

Es un organismo intergubernamental creado en 1945 por la ONU en base a los acuerdos de Bretton Woods cuyos objetivos son promover políticas cambiarias sostenibles a nivel internacional, facilitar el comercio internacional y reducir la pobreza a nivel mundial.

Los objetivos del FMI son estabilizar los tipos de cambio a nivel internacional y facilitar el desarrollo a través de la influencia en las políticas económicas de los países como condición para obtener préstamos, alivio de la deuda y ayudas. También ofrece préstamos con diferentes niveles de la condicionalidad, principalmente a los países más pobres. Su sede está en Washington DC. La influencia relativamente alta del FMI en el desarrollo y asuntos mundiales ha desencadenado algunas críticas fuertes desde algunas fuentes.

El Fondo Monetario Internacional es uno de los organismos especializados de la ONU. Fue concebido originalmente en julio de 1944 con 45 miembros. Entró en funcionamiento en diciembre de 1945 cuando 29 países firmaron un acuerdo con el objetivo de estabilizar los tipos de cambio y ayudar a la reconstrucción del sistema mundial de pagos internacionales. Estos países contribuyeron a la formación de un fondo al que podrían pedir préstamos, con carácter temporal, los países con desequilibrios en su balanza de pagos. El FMI fue importante cuando se creó principalmente porque ayudó a la estabilización del sistema económico a nivel internacional. El FMI trabaja para mejorar las economías de sus países miembros. El FMI se describe como "una organización de 187 países que trabaja para fomentar la cooperación monetaria mundial, asegurar la estabilidad financiera, facilitar el comercio internacional, promover el aumento del empleo y el crecimiento económico sostenible así como reducir la pobreza".

Miembros del FMI


Son miembros del FMI los miembros de la ONU con las excepciones de Cuba (que abandonó el FMI en 1964), Corea del Norte, Andorra, Mónaco, Liechtenstein, Nauru, la República de China (expulsada del FMI cuando la República Popular China asumió la representación reconocida de China en la ONU) y Ciudad del Vaticano. Kosovo es también miembro del FMI, pero no de la ONU.

18 de los miembros del FMI rechazan las obligaciones establecidas en el artículo VIII, Secciones 2, 3, y 4 de los estatutos del FMI. La sección 2 se refiere a evitar las restricciones a los pagos corrientes, la sección 3 a la Prevención de prácticas monetarias discriminatorias y la sección 4 a Convertibilidad de saldos en manos extranjeras. Estos países son: Liberia, Santo Tomé y Príncipe, Angola, Burundi, Mozambique, Etiopía, Eritrea, Somalia, Bosnia-Herzegovina, Albania, Siria, Irak, Uzbekistán, Afganistán, Bután, Birmania, Laos y Vanuatu.

Historia del Fondo Monetario Internacional


El Fondo Monetario Internacional fue concebido en julio de 1944 durante la Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidos celebrada en Bretton Woods (Nuevo Hampshire) en Estados Unidos. 44 de los delegados de la conferencia acordaron un marco para la cooperación económica internacional del que nacería el Fondo Monetario Internacional el 27 de Diciembre de 1945, día en el que 29 países firmaron el Convenio Constitutivo del FMI.

La influencia del FMI en la economía global es cada vez mayor ya que ha ido acumulando más miembros. El número de países miembros del FMI se ha más que cuadruplicado. La expansión de los miembros del FMI, junto con los cambios en la economía mundial, han exigido que el FMI se adapte a una variedad de formas de continuar sirviendo a sus propósitos de manera eficaz.

En el 2008, frente a un déficit de ingresos, el Director Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional acordó la venta de parte de las reservas de oro del FMI. El 7 de abril de 2008 se propuso un nuevo marco para el FMI diseñado para reducir el déficit presupuestario de $ 400.000.000 en los años posteriores, así se introdujeron recortes drásticos y se despidieron hasta 360 trabajadores llegando a una reducción del gasto de 100 millones de dólares en el 2011 respecto al 2008.

En el 2009 se decidió, durante la reunión del G-20 de Londres, que el FMI requería recursos financieros adicionales para satisfacer las necesidades potenciales de sus países miembros durante la crisis financiera mundial que explotó en 2008. Como parte de esa decisión, los miembros del G-20 se comprometieron a aumentar los fondos monetarios complementarios del FMI por diez hasta llegar a $ 500 mil millones.

El 23 de octubre de 2010 los ministros de finanzas del G-20, que abarcan la mayor parte de las cuotas de los miembros del FMI, acordaron reformar el FMI y cambiaron un 6 por ciento de los derechos de voto a las principales naciones en desarrollo y los países con mercados emergentes. Los principales prestatarios del FMI, en Agosto de 2010 eran Rumania (13,9 millones), Ucrania (12,66 mil millones dólares), Hungría ($ 11,7 mil millones) y Grecia (US $ 30 millones).

Objetivos


El objetivo del FMI según sus estatutos es evitar las crisis en los sistemas monetarios promoviendo en los países miembros la adopción de medidas en política económica. Además, como su nombre indica, el FMI es un fondo al que los países miembros pueden recurrir para superar los problemas de balanza de pagos que puedan de forma puntual y con carácter temporal. El FMI también promueve la cooperación internacional en relación a sistemas monetarios internacionales para facilitar el comercio a través de la capacidad productiva.

Desde su fundación, uno de los principales objetivos ha sido mantener la estabilidad y regímenes cambiarios ordenados para conseguir la estabilidad en los sistemas monetarios para evitar depreciaciones cambiarias competitivas, facilitar un sistema multilateral de pagos y de transferencias para las transacciones tratando de eliminar las restricciones que dificultan la expansión del comercio mundial. También actúa de órgano asesor para los gobiernos y bancos centrales en el desarrollo de sistemas de contabilidad pública. En resumen, los objetivos del Fondo Monetario Internacional son:

·         Promover el intercambio monetario internacional.

·         Facilitar la expansión y crecimiento equilibrado del comercio internacional.

·         Promover la estabilidad en los intercambios de divisas.

·         Facilitar el establecimiento de un sistema multilateral de pagos.

·         Realizar préstamos ocasionales a los miembros que tengan dificultades en su balanza de pagos.

·         Acortar la duración y disminuir el grado de desequilibrio en las balanzas de pagos de los miembros.

Asistencia y aprovisionamiento de fondos


La misión principal del FMI es dar asistencia financiera a los países que experimentan serias dificultades financieras y económicas usando los fondos depositados en el FMI por los 187 países miembros. Los países miembros con problemas en su balanza de pagos pueden solicitar préstamos que le ayuden a solventar la diferencia entre lo que país gana y/o lo que puede obtener de otros organismos prestatarios oficiales y lo que el país debe gastar para operar con normalidad, incluyendo la cobertura del coste de la importación de bienes y servicios básicos. A cambio, los países normalmente requieren llevar a cabo ciertas reformas impuestas por consenso en el seno del FMI. Estas reformas son pensadas para beneficiar a países con un tipo de cambio  fijo que pueden incurrir en prácticas de política fiscal, monetaria y política que les lleven a sí mismos a una situación de crisis financiera. Por ejemplo, países con con un serio déficit, inflación  creciente, controles estrictos de precios o con una  divisa extremadamente sobrevalorada o infravalorada corren el riesgo de crisis en su balanza de pagos. Por esto, los programas de ajustes estructurales impuestos por el FMI a cambio de otorgarle el préstamo son, en última instancia, dirigidos a asegurar que el FMI está ayudando a solventar un problema financiero más que a financiar una imprudencia financiera del país y/o sus dirigentes.

Antes de la solicitud de un préstamo al FMI, cada país con problemas financieros tiene acceso directo y automático al 25% de su cuota de participación en el fondo, siempre que experimente problemas en su balanza de pagos. Si necesita más cantidad, lo cual ocurre casi siempre que un país recurre al FMI, tendrá que negociar un plan de estabilización en el que quedan recogidas las medidas a adoptar por el país para solventar sus problemas. Siempre se aspira a que el préstamo sea devuelto lo antes posible, en un plazo de 3 a 5 años (aunque hay casos de plazos de hasta 15 años), para no dificultar el acceso al crédito de otros países que lo puedan necesitar.

Sistemas de diseminación de datos


En 1995 el Fondo Monetario Internacional comenzó a trabajar en estándares de publicación y diseminación de datos con el fin de guiar a los países miembros del FMI en la publicación de sus datos económicos y financieros. El Comité del Fondo Monetario Internacional (CFMI) aprobó la guía para la publicación de estos estándares que fueron divididos en dos categorías: El General Data Dissemination System (GDDS) y el Special Data Dissemination Standard (SDDS).

La Junta Ejecutiva del Fondo Monetario Internacional aprobó el SDDS y el GDDS en 1996 y 1997 respectivamente y seguidamente fueron publicados en la "Guide to the General Data Dissemination System". El sistema está dirigido principalmente a las agencias estadísticas para mejorar muchos aspectos de los sistemas estadísticos de cada país. Es también parte del world bank Development Goals.

El GDDS tiene como objetivo fomentar en los países miembros del FMI la construcción de un entorno de trabajo que mejore la calidad de los datos y la capacidad estadística. El GDDS comprende la preparación de los datos describiendo la prácticas llevadas a cabo para recoger los datos y los posibles planes y acciones para su mejora. Tras construir el entorno de trabajo, el país puede evaluar sus necesidades estadísticas y establecer las prioridades para mejorar el tiempo, transparencia, la exactitud y accesibilidad de los datos financieros y económicos.

Tipos de miembros y poder de voto


Directores gerentes


Históricamente, el director gerente del FMI ha sido europeo y el presidente del Banco Mundial ha sido norteamericano. Sin embargo, esta norma es cada vez más cuestionada y la competencia para estos dos puestos puede abrirse para incluir a otros candidatos calificados de cualquier parte del mundo. Los consejeros ejecutivos, quienes conforman el director gerente, los eligen los ministros de finanzas de los países que representan. El primer Subdirector Gerente del FMI, el segundo al mando, tradicionalmente ha sido (y es hoy en día) un estadounidense.

Directores Ejecutivos y poder de voto


Cada país tiene un determinado poder de voto dentro del organismo, dependiendo deel tamaño de su economía (PIB), Cuenta Corriente, reservas internacionales y otras variables económicas. Las decisiones se toman con una mayoría calificada del 70%, aunque algunas decisiones (16 de 40) se toman con una mayoría calificada del 85%. Dado que Estados Unidos posee un 16.74% de cuota de participación (la mayor de todos los países miembros del FMI), el sistema de votos le otorga poder de veto sobre las decisiones tomadas por el organismo financiero.

En total son 24 directores ejecutivos elegidos entre los países miembros del Fondo. Solo Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia y el Reino Unido pueden elegir un director sin ayuda de ningún otro país. China, Arabia Saudí y Rusia eligen de facto un director cada uno. Los demás 16 directores son elegidos por bloques de países. Cada director tiene un derecho de voto que puede ir desde 16.74% (Estados Unidos) hasta 1.34% (24 países de África juntos).

Críticas al FMI


Las políticas del FMI (especialmente los condicionamientos que impone a los países en vías de desarrollo para el pago de su deuda o para otorgar nuevos préstamos) han sido severamente cuestionadas como causantes de regresiones en la distribución del ingreso y perjuicios a las políticas sociales. Algunas de las críticas más intensas han partido de Joseph Stiglitz, economista jefe del Banco Mundial de 1997 a 2000 y Premio Nobel de Economía en 2001.

Algunas de las políticas criticadas son:

·         Saneamiento del presupuesto público a expensas del gasto social. El FMI apunta que el Estado no debe otorgar subsidios o asumir gastos de grupos que pueden pagar por sus prestaciones, aunque en la práctica esto ha resultado en la disminución de servicios sociales a los sectores que no están en condiciones de pagarlos.

·         Generación de superávit fiscal primario suficiente para cubrir los compromisos de deuda externa.

·         Eliminación de subsidios, tanto en la actividad productiva como en los servicios sociales, junto con la reducción de los aranceles.

·         Reestructuración del sistema impositivo con el fin de incrementar la recaudación fiscal, lo que ha impulsado generalmente la implantación de impuestos regresivos de fácil percepción (como el Impuesto al Valor Agregado)

·         Eliminación de barreras cambiarias. El FMI en este punto es partidario de la libre flotación de las divisas y de un mercado abierto, es decir, de un tipo de cambio flexible o flotante.

·         Implementación de una estructura de libre mercado en prácticamente todos los sectores de bienes y servicios, sin intervención del Estado, que sólo debe asumir un rol regulador cuando se requiera.

·         El concepto de servicios, en la interpretación del FMI, se extiende hasta comprender áreas que tradicionalmente se interpretan como estructuras de garantia de derechos fundamentales como la educación, la salud o la previsión social.

·         Políticas de flexibilidad laboral, a menudo conllevan una cierta desregulación del mercado de trabajo y empeoramiento de las condiciones laborales.

Estos puntos fueron centrales en las negociaciones del FMI en Latinoamérica como condicionantes del acceso de los países de la región al crédito en la década de 1980. Se argumenta que provocaron una desaceleración de la industrialización, o desindustrialización en la mayoría de los casos. Las recesiones en varios países latinoamericanos a finales de la década del noventa y crisis financieras como la de Argentina a finales de 2001, son presentadas como ejemplos del fracaso de las "recetas" del Fondo Monetario Internacional ya que esos países establecieron su política económica bajo las recomendaciones del FMI.

soporte  a dictaduras militares

El papel del Fondo Monetario Internacional desde la Guerra fría ha sido controvertido debido a algunas voces que claman que la política del FMI favorece, o lo que es lo mismo, da soporte, a dictaduras militares aliadas de corporaciones europeas y estadounidenses. Estas críticas también sostienen que el FMI muestra indiferencia ante los derechos humanos y derechos del trabajador. Estas críticas han dado mecha al movimiento anti-globalización. Por ejemplo, el FMI otorgó créditos al dictador brasileño Catello Branco en la década de 1960 por valor de 10 millones de dólares y, según algunas fuentes, el crédito había sido denegado en esa época a otros gobiernos elegidos democráticamente

Impacto del FMI en el acceso a alimentos


Existen varias organizaciones que crítican el impacto de las políticas del FMI en el acceso a los alimentos de la población más pobre, especialmente en países en desarrollo. En este sentido el ex-presidente de Estados Unidos Bill Clinton crítico fuertemente al FMI y al Banco Mundial durante Día Mundial de los Alimentos de las Naciones Unidas de 2008 por el impacto de sus políticas en la agricultura y acceso a comida, estas fueron sus palabras:

"El Banco Mundial, el FMI, todas las grandes fundaciones y todos los gobiernos, incluyendome a mí cuando fuí presidente, tenemos que admitir que nos hemos equivocado al creer que la comida es como cualquier otro producto de comercio internacional y todos tenemos que volver a una forma de agricultura más responsable y sostenible."

Impacto sobre la salud


En 2008, un estudio realizado por analistas de Cambridge y Yale publicado en Pubic Library of Science, llegó a la conclusión de que las estrictas condiciones de los préstamos internacionales concedidos por el FMI fueron las culpables de miles de muertes en Europa del Este por tuberculosis ya que el sistema de salud público tuvo que ser debilitado por los recortes en gasto impuestos por el FMI. En los 21 países a los que el FMI había dado préstamos las muertes por tuberculosis aumentaron en un 16,6%.

En 2009, Rick Rowden en su libro "the deadly  Ideas of Neoliberalim: afirmó que el enfoque monetarista del FMI con la estabilización de precios como prioridad (baja inflación) y la moderación fiscal (bajo déficit presupuestario) era innecesariamente restrictivo y ha impedido que los países en desarrollo sean capaces de ampliar a largo plazo la inversión en los sitemas públicos de salud. En su libro, Rowden afirma que las consecuencias han sido un empeoramiento de los sistmas de salud en estos países con una infraestructura de salud en mal estado, un número insuficiente de personal sanitario y empeoramiento de las condiciones de trabajo que ha impulsado el éxodo de personal sanitario de los países pobres a los ricos socavando los sistemas de salud pública y la lucha contra el VIH/SIDA en los países en desarrollo.

Impacto sobre el medio ambiente


Las políticas del FMI han sido repetidamente criticadas por hacer difícil para los países endeudados evitar dañar el ecosistema con proyectos que generen ingresos, en particular el petróleo, el carbón y destrucción de bosques (proyectos madereros y de agricultura). Ecuador, por ejemplo, tuvo que desafiar las recomendaciones del FMI en repetidas ocasiones con el fin de mantener la protección de sus selvas tropicales, sin embargo, paradójicamente, esta necesidad de conservación de las selvas es dada por el FMI como razón para apoyar a este país. El FMI reconoce la paradoja en un informe de Marzo de 2010 en el que se propone la creación del Fondo Verde, un mecanismo para emitir derechos especiales de fondos directamente destinados a pagar por la prevención del daño climático y la protección ecológica derivada de proyectos destructivos.
 
Su creación y sus objetivosEl fondo Monetario Internacional (FMI) se creó, junto con el banco mundial , en la conferencia de Bretton Woods en los EUA en 1944. El objetivo de esa conferencia fue establecer nuevos reglamentos para la economía global. Los 43 países reunidos en Bretton Woods formaron el FMI con el objetivo principal de promover la estabilidad monetaria y el comercio internacional. Para cumplir con este objetivo, se le otorgaron dos estrategias, uno regulador y el otro crediticio. El FMI se creó para 1) mantener un nuevo sistema de tipos de cambio fijos, bajo el cual cada moneda nacional tendría un valor fijo con relación al oro y al dólar estadounidense, y 2) promover la estabilidad macroeconómica mediante préstamos de corto plazo a países con problemas de balanzas de pagos. Durante los 25 años siguientes, el sistema funcionó relativamente bien y la economía mundial creció a un paso seguro.

Su fase neoliberal

En 1971, EUA devaluó su moneda, el dólar, y el sistema monetario internacional entró en crisis. El sistema de tipos de cambio fijos, establecido en Bretton Woods, se rompió, y desde entonces, los tipos de cambio han sido variables, es decir, sus valores son determinados solamente por el mercado. Con este cambio en el sistema monetario, el FMI ya no podía cumplir con su función original de mantener los tipos de cambio, y empezó a cambiar su enfoque. Creditos FMI pendientes de reembolso Durante los años 70, el Fondo hizo muchos más préstamos que antes, añadiendo a los que antes otorgaba otros a mediano y largo plazo, y empezó también a distinguir entres países más y menos pobres y a ofrecerles diferentes tipos de préstamos. Fue durante esta década que empezó a dispararse la deuda externa de los países pobres del mundo (vea el gráfico). En los años 80, cuando llegó la crisis de la deuda de los países del Sur, el FMI colaboró con el Banco Mundial para imponerles las políticas de ajuste estructural (PAE). Las dos instituciones obligaron a los países endeudados a devaluar sus monedas, reducir sus subsidios para alimentos básicos, elevar las tasas de interés, reducir sus regulaciones de la inversión, reducir o eliminar servicios públicos, bajar sus aranceles, y reducir sus presupuestos, todo con el objetivo de reorientar las economías de los países hacia la exportación. Estas políticas dañan a las personas más vulnerables. Por ejemplo, el FMI obligó al gobierno de Tanzania a cobrar por consultas en hospitales y por aceptar niños a las escuelas. Como consecuencia, las consultas en los hospitales cayeron en un 53% y la tasa de analfabetismo creció de forma dramática. Durante la década de los 90, el FMI continuó sus políticas, a pesar de sus consecuencias desastrosas durante los años anteriores. Respondió a una serie de crisis financieras en México, Asia del Este, Rusia, Brasil, y Corea del Sur con las mismas estrategias fracasadas. Continuó imponiendo políticas de ajuste estructural a los países en crisis, las cuales no solamente provocaron catástrofes sociales, sino que empeoraron las mismas crisis que pretendían combatir.

¿Quién controla el FMI?

Control de votos en la Junta Ejecutiva del FMI
El FMI nunca fue creado para ser una institución democrática. Los EUA, a través de sus representantes en Bretton Woods, impusieron en las nuevas instituciones un sistema de ‘un dólar, un voto,’ en que los países miembros tendrían un número de votos proporcional a la cantidad de dinero que aportaran. Los EUA manejan el 17% de los votos totales del FMI, muchos más que cualquier otro país. El resto del Grupo de 7 (Japón, Alemania, el Reino Unido, Francia, Italia y Canadá), controla otro 28%. Y los demás 177 miembros del Fondo, entre todos, tienen los 55% restantes. Porque el hacer cambios significativos en las políticas del FMI requiere una "super-mayoria" del 85%, los EUA son el único país que controla suficientes votos para tener un veto sobre las decisiones de la institución. Además, los representantes de los países ricos en el FMI responden a intereses muy estrechos en sus países-principalmente los sectores empresariales y financieros. El FMI no está abierto a la participación pública ni siquiera de los ciudadanos de los países ricos, mucho menos de los de los países en desarrollo.

El FMI en el futuro

Como las otras insituciones neoliberales, el FMI está recibiendo cada vez más críticas. Una crítica principal es sobre la ideología del FMI, que aplica una prescripción casi idéntica, y poco eficaz, a países cuyas circunstancias económicas son muy diferentes, sin prestar atención a esas diferencias. Otra es que las condiciones que impone sobre los países que reciben sus fondos degeneran soberanía de éstos, pues transfieren las decisiones económicas desde la capital nacional a la sede del FMI en Washington. También se critica la estructura gubernamental del Fondo, que da un poder desigual a los países ricos y excluye las voces de los países más afectados por sus políticas. Otra más es que siempre ha hecho caso omiso de las consecuencias sociales de sus políticas, sobre todo para la gente más pobre, las mujeres y los niños. Y finalmente, en muchos casos, por ejemplo las crisis de México en 1995, Asia del Este en 1997, y Rusia en 1998, se critica al FMI por sus respuestas a esas situaciones, logrando empeorarlas seriamente y ayudando a que las crisis financieras se convirtieran en crisis sociales y económicas catastróficas.

Fuentes:

  • Observatorio de la Deuda en la Globalización
  • Ellwood, Wayne. The No-Nonsense Guide to Globalization. New Internationalist Books, United Kingdom, 2002.
  • The IMF and the World Bank-The Facts.’ New Internationalist, Num. 365, marzo 2004.
  • Frequently Asked Questions About the IMF and the World Bank.’ 50 Years is Enough Network.
  • Background to the Bretton Woods Institutions.’ The Bretton Woods Project.
  • The IMF.’ The Guardian.

Fuente: Fondo Monetario Internacional (FMI)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada